AISLAMIENTO TÉRMICO EN LA REFORMA INTEGRAL DE TU VIVIENDA

La reforma integral de tu hogar puede suponer una oportunidad ideal para reforzar el aislamiento térmico de tu vivienda.  Aislar térmicamente el inmueble te ayudará a mantener una temperatura adecuada en tu hogar tanto en verano como en invierno, lo que no solo mejorará tu calidad de vida sino que te permitirá ahorrar en tu factura energética al reducir el gasto en calefacción y aire acondicionado.

 Ventajas del aislamiento térmico

  • Ahorro de entre el 25 y el 30% en la factura energética. Un buen aislamiento térmico aprovecha al máximo el consumo energético reduciendo las pérdidas de frío y calor, lo que permite ahorrar hasta un 30% en calefacción y aire acondicionado.
  • Bienestar. Mantener tu hogar a una temperatura adecuada es fundamental para ganar en confort y calidad de vida.
  • Medioambiente. Aislar térmicamente nuestro hogar reduce ostensiblemente la contaminación generada por las emisiones de CO2 y el impacto del exceso de consumo de electricidad y combustibles en el medio ambiente.

Materiales usados para aislamiento térmico

Existe una gran cantidad de materiales que pueden utilizarse para conseguir un óptimo aislamiento térmico. Estos son algunos de los principales:

1) Poliestireno expandido o corcho blanco

Es un material ligero, económico y fácil de instalar. Su versatilidad hace que sea aplicable a casi cualquier espacio, por lo que es uno de los materiales más utilizados. Se usa sobre todo  para cubrir tabiques, pero también es apto para reforzar el aislamiento térmico en fachadas, paredes, suelos y techos.

El poliestireno expandido es ligero, económico y fácil de instalar.

2) Poliestireno extruido

Destaca por su carácter impermeable y por su resistencia al peso y a la deformación. La principal diferencia con el expandido es que el poliestireno extruido puede mojarse sin perder sus propiedades, por lo que predomina su uso en fachadas y cubiertas. En este sentido, el extruido tiene una mayor capacidad aislante y de resistencia con respecto al expandido.

3) Lana de roca

Se obtienen a partir de roca volcánica fundida. Indicado para el aislamiento térmico en suelos, forjados,  paredes interiores y fachadas sin contacto directo con el agua. El formato en rollo también es apto para aislar bajo cubiertas y buhardillas.

Asimismo, la lana de roca es ignífuga y funciona muy bien como aislante acústico.

La lana de roca es ignífuga y funciona como aislante térmico y acústico
4) Lana de vidrio

Procede de la fusión de arenas (sílice, carbonato cálcico, magnesio) y es uno de los materiales con mayor resistencia térmica. Al igual que la lana de roca también es ignífuga, pero además es mejor aislante acústico y resiste mejor la humedad. Su principal problema es que es poco modelable, pero puede usarse en un gran número de estancias.

5) Espuma de poliuretano

Está compuesto básicamente de petróleo y azúcar, formándose una espuma rígida ligera con un buen coeficiente de conductividad térmica (muy aislante). Destaca por tener una buena relación calidad /precio y sus principales características son su rigidez estructural y la escasa o nula absorción de la humedad.

6) Corcho

Material natural y 100% ecológico con gran capacidad aislante, se puede utilizar en paredes y suelos debido a su durabilidad. Además protege contra la humedad, es un material hipoalergénico y puede dejarse visto.

 

Cada área estructural de la casa requerirá de una solución específica, por lo que la elección de los materiales dependerá del presupuesto y de las estancias que queramos aislar: fachadas, cubiertas, suelos, paredes o tabiques, etc. Asimismo, también se tienen que evitar los puentes térmicos que puedan generar problemas de condensación.

En GEOR contamos con un equipo de especialistas que te recomendará los aislantes térmicos más adecuados en cada caso y que te asesorará en la reforma integral de tu vivienda. ¡Llámanos y te informamos!

Deja un comentario

Tu dirección de email no se publicará.