LOS 10 ERRORES QUE DEBES EVITAR EN LA REFORMA DE TU BAÑO

El cuarto de baño es una de las estancias más importantes de la casa y que más planificación previa requiere al afrontar la reforma integral de la vivienda.

Además de cuestiones estéticas y de presupuesto, deberás tener en cuenta la correcta elección de los materiales y las necesidades de uso del baño tanto presentes como futuras.

Para evitar que cualquier mala decisión pueda generarte grandes quebraderos de cabeza, te ofrecemos una guía con los errores más comunes que debes evitar para que la reforma de tu baño sea todo un éxito.

geor-reforma-integral-calabria-render6

1. No planificar adecuadamente

Antes de ponerte manos a la obra es necesario que pienses bien qué es lo que quieres conseguir con la reforma de tu baño.  
Lo ideal es contar con la ayuda de un profesional cualificado que planifique un diseño completo y eficiente, evaluando diferentes materiales, posibles distribuciones y los teóricos costes finales de cada opción.

En este sentido, la posición de los muebles y sanitarios influye enormemente en la comodidad y la funcionalidad del cuarto de baño, por lo que es recomendable plantear distintas ubicaciones y analizar cuál es la que mejor se adapta a nuestras necesidades.

En GEOR somos expertos en reformas integrales de viviendas y contamos con un equipo de  asesores especializados que visitarán tu casa para evaluar las necesidades constructivas sobre el terreno.

2. No respetar las zonas de seguridad en la instalación eléctrica

El Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión establece una zona dentro del cuarto de baño donde están prohibidas las instalaciones eléctricas (interruptores, tomas de corriente, aparatos de iluminación, etc.) por motivos de seguridad, principalmente la bañera y la ducha.

En este sentido, deberás asegurarte de que tienes los enchufes, interruptores y puntos de luz necesarios y que están a una distancia prudencial del agua.

3. Recargar el baño en exceso

La decoración y la distribución influyen decisivamente en que tu baño pueda parecer más grande o, por el contrario, dar la sensación de agobio y de que es más pequeño que antes de la reforma.

Incorporar demasiado mobiliario, que los muebles sean excesivamente grandes, los colores oscuros o una decoración recargada pueden hacer que la percepción visual de tu baño se minimice innecesariamente.

Especialmente si el baño es pequeño, es mejor apostar por muebles y revestimientos de colores claros y por tonos suaves para cerámicos y paredes. Asimismo, piensa en la conveniencia de instalar una ducha en lugar de bañera y escoger los muebles y sanitarios que mejor optimicen el espacio disponible.

4. Elegir mal los materiales

En la elección de los materiales deberás tener en cuenta no solo la calidad, el precio y la estética, sino también que sean adecuados para el alto nivel de humedad que caracteriza a los baños.

El granito, el mármol y los azulejos son muy recomendables por su resistencia y durabilidad, mientras que otros materiales como la madera pueden ser válidos si se les aplica un tratamiento antihumedad (también puedes recurrir a los materiales sintéticos que los imitan).

5. Mala iluminación

Una iluminación insuficiente derivará en un ambiente frío y poco acogedor. Si tienes la posibilidad de dotar al baño de luz natural, aprovéchala al máximo encontrando la ubicación ideal para tus ventanas y decorando las paredes y los suelos con colores claros.

Asimismo, es imprescindible que instales un buen sistema de luz artificial, planificando correctamente los puntos de luz y aprovechando la reforma para poner bombillas de bajo consumo y de luz fría o neutra.

6. Prescindir de las ventanas

Es fundamental que nuestro cuarto de baño tenga luz natural y pueda ventilarse, por lo que lo ideal es contar con al menos una ventana.

En este sentido, la ausencia de ventanas puede convertirse en un problema ya que fomenta la aparición de humedades y otros problemas de ventilación.

Si tienes poco espacio, puedes colocar una ventana oscilante de una sola hoja o una ventana corredera, teniendo siempre en cuenta que el material sea adecuado para asegurar el aislamiento térmico y acústico de tu hogar.

En todo caso, si por motivos estructurales es imposible ubicar una ventana, las rejillas de ventilación o instalar un tragaluz en el techo pueden ser opciones válidas para ventilar e iluminar el cuarto de baño de manera natural.

7. Dejar el inodoro a la vista

Por motivos estéticos y funcionales, es aconsejable que el inodoro no sea lo primero que veamos al entrar en el baño. En este sentido, si los ocultamos tras un pequeño tabique ganaremos intimidad e incluso podemos darle un doble uso, es decir, que dos personas pueden utilizar el cuarto de baño al mismo tiempo con total intimidad.

Asimismo, por cuestiones de higiene y comodidad es recomendable, siempre que sea posible,  situar el baño lejos de las zonas comunes.

8. Elegir mal entre bañera y plato de ducha

Los suelos vinílicos son una opción económica y de calidad

Al escoger entre bañera y plato de ducha deberás pensar tanto en tus necesidades presentes como las que puedas tener en un futuro más o menos próximo (es posible que necesites al menos una bañera si tienes, o vas a tener, niños o mascotas, por ejemplo).

Si te decantas por instalar un plato de ducha es recomendable que no tenga bordillo.  Con una ducha a ras de suelo se consigue minimizar el riesgo de accidentes, que el cuarto de baño parezca visualmente más grande y que la limpieza sea más cómoda y eficaz.

9. No escoger la mampara adecuada

Para que la mampara no estorbe y el acceso a la ducha sea cómodo y seguro es necesario tener en cuenta aspectos como el número de hojas, el tamaño y el sistema de apertura.

Existe una gran variedad de mamparas en el mercado y de nuevo es mejor dejarse asesorar por un profesional para escoger la que mejor se adapte a nuestras necesidades y al espacio que tenemos en el baño. Las mamparas correderas son las más habituales debido a que no requieren espacio extra para abrir sus puertas. Si el baño es pequeño, las mamparas de cristal fijo aumentan la sensación de amplitud.

10. Escatimar en fontanería

En el baño es importante que todos los sanitarios tengan un correcto desagüe, que la bajante esté bien hecha, que el recorrido de las tuberías sea lo más simple posible, etc.

Además, pretender ahorrarnos un dinero alargando la vida útil de instalaciones, equipos o materiales obsoletos o en mal estado solo se traducirá en disgustos y en una inversión todavía mayor cuando tengamos que repararlos o cambiarlos en el futuro.

 

En GEOR, además de ayudarte a reformar tu baño evitando los errores que te hemos presentado en esta lista, te ofrecemos todos los servicios que puede requerir la reforma integral de tu vivienda con los mejores precios de Barcelona. ¡Llámanos y te informaremos de todo!

Leave a Reply

Your email address will not be published.